CUANDO LAS LEYES NO CUENTAN…

La fauna silvestre se ve amenazada por el comercio ilegal, ya que cada día nuevas especies son víctimas de captura, venta y distribución para un macabro negocio.

La Lista de Especies en peligro de extinción se incrementa cada día; el comercio ilegal de especies silvestres, la venta de animales exóticos para consumo, entretenimiento y colección aumentan su demanda incrementando la merma de las poblaciones salvajes. La captura de especímenes en nuestro país entre aves, reptiles, primates y otros animales silvestres los coloca en peligro latente.

En entregas anteriores he reseñado -e incluso denunciado- acerca de la situación de animales silvestres, como fue el caso del rescate y  re-inserción de “Mangle”, la tortuga -Caretta caretta- liberada en Quisiro el pasado mes de Marzo, así como el dantesco hallazgo de una tortuga Cardón -Dermochelys coriacea- encontrada mutilada en  Playa Patilla en el Estado Sucre; a su vez casos de maltrato animal, tanto de especies de fauna silvestre como fauna doméstica. IKAKE es un espacio abierto a la protección, conservación y difusión de todo lo relacionado al mundo animal, cualquier denuncia, participación o evento serán expuestos a la luz pública en pro de los animales y su bienestar.

Desde hace aproximadamente dos años una Tortuga Verde -Chelonia mydas- se encuentra en cautiverio en condiciones deplorables en las instalaciones del Planetario Simón Bolívar, ubicado en el Municipio Mara del Estado Zulia. También se pudo constatar que dos especies más, un caimán de la costa -Crocodylus acutus- y una babilla -Crocodilus fuscus- están recluidos en dicho centro, dos de las tres especies se encuentran protegidas por leyes nacionales e incluso por acuerdos internacionales.

Según informaciones recopiladas fue aproximadamente entre el año 2005 y 2006 cuando el Ministerio del Ambiente decomisó otro espécimen de tortuga que residía en el lugar, para aquel entonces el Planetario se encontraba bajo la jurisdicción de la Alcaldía de Maracaibo y no de la Alcaldía de Mara como ocurre en la actualidad.

El hecho radica en las malas condiciones en las que estas especies se encuentran, puesto que las instalaciones donde habitan no son aptas ni cumplen con las normas de seguridad, higiene y ambiente que permitan una estadía cómoda para dichos animales.

En el caso de la tortuga verde -Chelonia mydas- se encuentra dentro de un “pseudo-acuario” y lo afirmo de esta manera pues su recinto no es apto para su permanencia allí. El sitio es muy pequeño, no tiene buena ventilación ni luz solar, se aprecian paneles de vidrio en el techo, sobre los tanques pero los mismos se encuentran pintados de color negro y se notan descoloridos y deteriorados,  la tortuga puede nadar pero, es evidente a través del vidrio que la separa del exterior que no se encuentra cómoda, su cuerpo evidencia las malas condiciones en las que se encuentra, su caparazón presenta una prominente joroba, que denota según opiniones de médicos veterinarios certificados la presencia de una enfermedad óseo-metabólica, producto de una pobre alimentación que como pude constatar se da cada dos o tres días, situación alarmante, pues el animal está siendo maltratado de muchas formas; las paredes del tanque presentan descamaciones y se observan restos de la pintura desprendiéndose del fondo, el agua no es cristalina, los filtros no parecen funcionar al 100% de su capacidad, un objeto de extraña procedencia flotaba en el agua, el cual puede llegar a ser ingerido accidentalmente por la tortuga y producir asfixia o alguna  obstrucción intestinal.

En dicho espacio habitó una hembra de la especie conocida como Tiburón Gata Nodriza -Ginglymostoma cirratum-, dicho espécimen llego al Planetario siendo una cría, y se mantuvo allí en esos mismos tanques donde hoy se encuentra la tortuga verde durante unos 6 años aproximadamente, suponemos  que las condiciones para aquel entonces serían las mismas para el tiburón como lo son hoy para la tortuga, de hecho el animal murió el pasado mes de enero del presente año y fue sacado del fondo del tanque. ¡Una verdadera lástima!

Los dos caimanes se encuentran en un estanque de menos de dos metros de diámetro con escasamente centímetros de agua y objetos plásticos flotando alrededor, estos animales necesitan luz solar para tomar baños de sol, pero las condiciones en las que se encuentran no les permiten recostarse en una superficie firme y seca donde puedan hacerlo. Permanecen acostados sobre charcos de agua con un tronco seco a su alrededor.

Todas estas malas condiciones antes expuestas son un delito ambiental grave, se están violando acuerdos internacionales, ya que son especies que se encuentran protegidas, y es un hecho ilegal pues para la permanencia de especies de fauna silvestre dentro de un recinto se necesitan permisos especiales otorgados por el Ministerio del Ambiente. Al mismo tiempo es necesario levantar un Acta en donde se expongan detalladamente los motivos por los cuales un animal silvestre y en peligro latente de extinción se encuentra recluido en el lugar. Cabe destacar que la permanencia de dichas especies sólo puede ser llevada a cabo cuando el animal se encuentra bajo rehabilitación y tratamiento médico para su posterior re-inserción en su hábitat natural.

Es una realidad alarmante el percatarse que el lugar no cuenta con personal calificado para el manejo y cuidado adecuado de estas especies de fauna silvestre.

Denunciamos este hecho, haciendo un llamado a los amantes y defensores de los animales y sus derechos a que alcemos la voz en pro de estas especies amenazadas y que se encuentran en condiciones alarmantes que están poniendo en riesgo su calidad de vida. Esta tortuga verde, en particular, puede enfermar de gravedad si no es atendida a la brevedad posible, causando su muerte y con ello perdiendo un valioso animal que no merece ese trato criminal.

Exhortamos a las autoridades competentes a tomar cartas en el asunto. No permitamos que esto siga ocurriendo; los animales silvestres deben permanecer en su hábitat natural y no ser objeto de exhibición como piezas de arte de un museo dantesco.

Respeto, dignidad y trato justo. Los animales lo merecen y deben prevalecer sus derechos.

Texto: EI/jm
Fotos: Fundación Esperanza Animal

Tortuga Verde -Chelonia mydas- en su tanque

Caimán de la costa -Crocodylus acutus-

Babilla o baba -Crocodilus fuscus-

Parte de las instalaciones del "acuario"

Paneles deteriorados encima de los tanques

vista de las instalaciones del "acuario"

vista de las instalaciones del "acuario"

Tortuga verde -Chelonia mydas-

Tortuga verde -Chelonia mydas- en su tanque

Se observa el deterioro en las paredes

Objeto flotando en el tanque, puede ser ingerido por la tortuga y traerle problemas

Detalle del deterioro en la pintura del tanque

Aquí se puede apreciar la prominente joroba que presenta en su caparazón

Vista del caparazón de la tortuga, esa malformación puede producirse por una enfermedad óseo-metabólica

Tortuga Verde -Chelonia mydas-


Otras noticias relacionadas